fbpx

Diciembre tiene una ACTITUD especial

Diciembre tiene una ACTITUD especial 

Por Anna Alonso Pardo

Diciembre, es el último mes del año en nuestro calendario. La señal temporal que indica la próxima entrada hacia otro año que comienza.  

 

Sin embargo, pese a ser un mes dedicado a las compras navideñas, comidas de empresas, y reuniones familiares…diciembre, para mí, tiene un color aún más especial, (y también una actitud)  Y no por los adornos y luces que se disponen en cualquier calle, plaza y hogar. No. Va más allá de todos los aspectos visibles… 

 

Cuando vivimos el último mes, lo solemos hacer del modo en el que hacemos  todo aquello que no hemos podido culminar a tiempo: 

 

  • con prisas 
  • corriendo 
  •  con llantos  
  • frustraciones.  

 

Solemos comenzar el año nuevo siempre marcándonos objetivos a conseguir, metas que deseamos alcanzar, sueños que anhelamos cumplir…sin embargo, el día a día, los imprevistos, la rutina (o cualquier otra excusa temporal) nos impiden llegar a lograr aquello que hace casi 1 año nos propusimos. Aquello que nos decíamos: ¡Esta vez si. Este va a ser mi año y lo voy a conseguir! 

…nos tomamos la vida, muchas veces, como si fuese un escenario de persecución de objetivos, más que de un espacio para vivir experiencias…

Puede que en tu caso si hayas conseguido plantar un árbol, escribir un libro, dejar de fumar, acudir al gimnasio, encontrar o dejar a tu pareja, cambiar de trabajo o emprender el tuyo propio. Es posible que hayas hecho check en tu lista de tareas y metas. Si es así, enhorabuena.  

 

Sin embargo, estoy segura que muchos de nosotros, nos pasamos los breves días que quedan hasta año nuevo con el vaivén de tener que correr para conseguirlo a tiempo, o la frustración por no haberlo alcanzado aún.  

 

Y es que, nos tomamos la vida, muchas veces, como si fuese un escenario de persecución de objetivos, más que de un espacio para vivir experiencias.  

 

Solemos estar más pendiente de todo aquello que nos falta por llegar, tener, alcanzar, quitar o poner…que de todo aquello que ya hemos conseguido, tenido, experimentado, alcanzado.  

 

Se dice que la vida es cuestión de actitud. De cómo uno/a quieres ver el vaso de su vida: medio lleno o medio vacío.  

Muchos autores hablan de que en este planeta, habitado por casi más de 7,700 millones de personas, se puede distinguir a las personas en dos categorías. Y esa categoría se establece a partir de la actitud. De hecho, estudios de la Universidad de Harvard establecieron que el 85% del éxito de una persona depende de la actitud 

 

Para Victor KÜpper, conferenciante de éxito, dice que todas personas se pueden dividir en sólo dos grupos. Y establece:  las personas OLÉ, OLÉ Y OLÉ. Y las personas PUF, PUF, PUF. Está claro que con esta descripción nos hacemos una idea de cómo es la actitud que componen ambas categorías.  

 

Pero hay más…Las personas OLÉ, a parte de tener una actitud positiva y potenciadora en la vida, tienen un elemento que les permite ver siempre su vaso medio lleno y es LA GRATITUD. Mientras que, las personas que viven en la actitud PUF, aparte de estas sujetos a pensamientos negativos, su postura o actitud vital está encubierta por esa sensación densa llamada FRUSTRACIÓN.  

 

Estoy segura que ambos tipos de personas se marcaron unas metas para conseguir en este año. Estoy segura que en ambas categorías habrá personas que han querido bajar de peso, dejar de fumar, acudir al gimnasio, correr maratones, triatlones y Aironman. Claro que sí, los sueños y metas son universales. Sin embargo, el cómo nos enfrentamos a ellos, es lo que nos hace diferentesLo que nos lleva a pertenecer a una u otra categoría.  

 

Porque todos vivimos momentos adversos, momentos en los que nos vemos impedidos por lograr lo que deseamos. Momentos en los que parece que la vida nos para en seco, o bien nosotros nos paramos en la vida. Momentos en los que nos vemos sin fuerzas, sin ganas, ni el coraje suficiente por alcanzar eso que tanto empeño hemos deseado siempre.  

 

Sin embargo, puedo serte sincera si te digo que, todo en ti puede cambiar si eres capaz de poner el foco en lo importante. En aquello que te va a hacer sentir bien. Y cuando hablo de ese foco por el que puedes empezar a mirar, me refiero a echar una vista atrás para que veas el recorrido que ya has hecho, para que veas “aquí y ahora” todo lo que ya tienes, dispones, has conseguido, vencido, tenido, quitado, superado…porque estoy segura que ha sido mucho más de lo que tu crees.  

Porque si prestamos  atención a cada paso que emprendemos, ya sea mínimo, nos daremos cuenta que la meta, es sólo la excusa que nos creímos, para poder avanzar hacia otro lugar. Y es precisamente en ese lugar donde hoy te encuentras.  

 

Puede que no sea el lugar donde creías que ibas a llegar este año, puede que te haya faltado algunos pasos más, o puede que, sin darte cuenta, hayas recorrido otro camino y has decido dejar esa meta aparcada porque algo más importante se cruzó por medio. Pero puede, que este lugar donde te encuentras ahora te haya permitido lograr algo, aunque aún no lo veas o lo reconozcas. Puede que hayas conocido a alguien especial, puede que hayas practicado nuevos deportes que no te habías marcado, puede que te haya permitido comparte un traje de una talla menor, o puede que te haya llevado a viajar a otro país. Hay muchos puedes detrás de cada paso. (Aunque a veces, lo hayamos pasado por alto simplemente porque nuestro foco está únicamente en esa meta).  

 

La vida nos pasa por delante todos los días, sólo que a veces, nos pilla despistados mirando hacia otro lugar. Y nos perdemos los detalles importantes y especiales que se nos brindan, que no consideramos importantes, porque estamos más ciegos por conseguir nuestra meta.  

 

Llegados a este punto, quiero hacerte algunas recomendaciones para que aprendas a vivir el mes de diciembre con la actitud OLÉ:  

 

 

AGRADECE: 

Siéntete agradecido/a ahora, por todo lo que ya tienes. Agradece las pequeñas cosas que pasamos por alto en nuestro día. Tu abrigo que te calienta, el plato de comida que te sacia, las zapatillas que te permiten correr, la acaricia de quien te quiere, la serie de televisión que te gusta y te entretiene, el domingo por no tener que madrugar, el lunes porque empieza otra semana llena de nuevos retos que superar, la vecina de al lado que te dice buenos días con una sonrisa, el portero que saca la basura llueva o truene…  

 

Tenemos tanto, tanto, tanto por lo que dar las gracias. Por lo que sentirnos agradecidos. A veces, no hay que esperar a la noche del 24 cuando estamos rodeados de familias para sentirnos agradecidos, a veces, esta actitud la podemos (y debemos) llevarla a cada una de las cenas que nos tomamos, a cada día que nos levantamos, a cada instante que respiramos y nos sentimos que estamos vivos, a cada paisaje que perciben nuestros ojos, o cada paso que dan nuestros pies. Este es el verdadero significado que tiene para mí el mes de diciembre.  

Agradecer TODO lo que YA ERES, y tienes.  

 

Y deja que enero, cargue de nuevo  otros retos con los que te llenarás en los sucesivos meses. Pero ahora, permítete disfrutar y contemplar lo que ya tienes, que estoy segura que es mucho más de lo que imaginas.  

 

ECHA LA VISTA ATRÁS  

 

Como ejercicio de anclaje de este agradecimiento. Te invito a que eches una vista atrás en este año. Encuentra un lugar tranquilo en el que puedas estar en silencio contigo mismo/a. Obsérvate a ti mismo/a hace un año y obsérvate a ti mismo ahora. Aunque el envoltorio sea el mismo, estoy segura que algo dentro de ti, aquello que los demás no perciben pero que tu sientes, ha cambiado:  

 

  • Ya sea un aprendizaje nuevo 
  • Ya sea una nueva experiencia 
  • Ya sea una persona que has logrado sacar de tu vida 
  • Ya sea el atreverte a dar un paso más en tu ámbito profesional 
  • Ya sea porque te has cuidado más tu aspecto, tu cuerpo y tu imagen  
  • Ya sea porque has descubierto un nuevo hobbie o pasión  
  • Ya sea porque ya no tienes pereza de ir al gimnasio 
  • Ya sea porque cada día te levantas de mejor humor 

Ya sea lo que sea, es importante que consigas anclar esto en ti, y verás como tienes mucho por lo que agradecer.  

 

Prometo que en unos días hablaremos de cómo fijar metas que sean realistas para ti. Pero mientras tanto, siéntete YA AGRADECIDO/A por todo lo que eres y tienes.  

 

Feliz año nuevo y hablamos pronto. 

¡GRACIAS! 

 

 

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies